CARLA, Sueños y desvelos a los 20

Carla es de esas personas que te quedas mirando. Hay algo hipnótico en sus ojos y, sobre todo, en esa gran sonrisa. Es una de esas chicas que sabes que se convertirá en una gran mujer, porque ella hace tiempo que eligió ese camino. Estos son los sueños y desvelos de una Extraordinaria camino de los 20.

 

¿Que mueve a una chica de 19 años?
A mis 19 años, mi principal motivación es conseguir mis objetivos. También es muy importante hacer que mi familia se sienta orgullosa de mí y sentirme orgullosa yo también de a dónde he llegado y de haber cumplido mis objetivos.
También me gusta superarme y tratar de dar lo mejor de mí en todos los aspectos de mi vida y eso me ayuda a conseguir mis metas.

¿Cuáles son las principales preocupaciones a tu edad?
Mi mayor preocupación, y creo que la de la mayoría de gente de mi edad, es la incertidumbre de saber si conseguiremos poder trabajar en lo que de verdad queremos en el futuro una vez acabemos nuestros estudios.
También tenemos las preocupaciones normales a nuestra edad: las amistades, las notas, que nos fallen, no conseguir nuestros objetivos…

¿E ilusiones?
Mi mayor ilusión ahora mismo es vivir mi vida de forma que en un futuro no exista ningún “y si…”. Quiero vivir de modo que en un futuro pueda decir que a pesar de todos los errores que cometí, no me quedé con las ganas de nada.
También quiero conseguir ser maestra y sentirme realizada a medida que los niños y las niñas crecen y se convierten en mujeres y hombres de provecho.
Tengo muchas ganas de vivir las experiencias que me quedan por delante, viajar y conocer mucha gente, además de disfrutar lo máximo posible de mi familia.

¿Cuál es el mayor problema que ves en tu generación?
En mi opinión, a mi generación le han dado las cosas hechas. Por eso creo que mucha gente tiene falta de motivación, pensando que va a tener siempre a su familia ahí para mantenerle y no les hará falta esforzarse.
También creo que hay falta de madurez emocional. Mucha gente que conozco no es capaz de expresar sus sentimientos y esto hace que tengan muchos problemas.
Además, creo que más gente de la que debería fracasa en los estudios y es porque el sistema educativo les hace sentir “no validos”, y considero que esto es algo a cambiar.

Cuando surge un problema, de la índole que sea, ¿con que actitud sueles afrontarlo? 
Hace más bien poco era muy negativa, más de la cuenta, de hecho. No solía ver la parte positiva de las cosas. Pero llegó un momento en el que me di cuenta de que no estaba consiguiendo nada bueno de esa manera y decidí buscar lo positivo en todo lo que me pasara, y desde ese momento, sé que puedo con todo y que “no hay mal que por bien no venga”. Confío en que todo pasa por algo y todo se puede superar.
Además, tengo la suerte de poder contar con una gran familia que me apoya y en la que puedo confiar para todo.

En tu entorno, ¿hay una evolución notoria en cuanto a igualdad? ¿Se educa a los chicos de manera diferente?
En la educación, yo creo que se han dado grandes pasos y que la educación que recibimos ambos sexos es bastante igualitaria. Aún así, en algunas ocasiones dentro de las aulas podemos ver desigualdades entre los propios alumnos y, tristemente, casos en las compañeras de violencia de género.
Además, debería haber más educación hacia los alumnos y alumnas, ya sea en forma de charla o de asignatura, centrada en la equidad de géneros y enseñar a respetarse mutuamente.

¿En qué modelo de mujer quieres convertirte?
Siempre he querido ser una mujer fuerte, que pueda ser un referente para gente joven. Quiero que mi/s futur@/s hij@/s me vean como alguien en quien pueden confiar. Me gustaría que tanto ellos, como mis familiares y mis futuros alumnos y alumnas, me vean como un apoyo y alguien a quien pueden tener siempre.
También quiero ser una mujer realizada y satisfecha con todo el trabajo que he hecho y a donde he llegado, porque creo que no hay nada más importante que sentirse bien y orgullosa de sí misma.

¿Qué factores te han influido a la hora de elegir una Carrera?
Desde que soy muy pequeña, me ha gustado estar con niños y niñas pequeñas, siempre me gustaba hacer de niñera y en los partidos de mi hermano pequeño siempre cuidada a los hermanos pequeños de los compañeros de equipo de Alberto. A medida que pasaba más tiempo con ellos, más me gustaba.
Cuando tuve que elegir carrera, también me gustaba mucho periodismo deportivo, y a día de hoy quiero hacer algo relacionado con eso también, pero para mí, la satisfacción de ver a los niños y niñas superarse día a día es de lo más satisfactorio que he sentido hasta ahora.

¿Hay educación emocional en las aulas? ¿Os preparan a nivel emocional para salir “al mundo”?
En mi opinión no hay ninguna. De hecho, te preparan académicamente, ya sea de mejor o peor manera, pero no te enseñan cómo afrontar las dificultades que vas a tener en el camino.
Incluso en la universidad, sabiendo que vamos a trabajar con pequeños de tres años, nos enseñan solo cosas técnicas, no nos dicen cómo podríamos llevar una situación cuando veamos a un niño o niña que tenga problemas.
Creo que en la educación se deberían de centrar más en las emociones y cómo manejarlas que en enseñar contenido, que en muchas ocasiones son innecesarias.

¿Qué es la felicidad para ti?
Para mí la felicidad no es una cosa, sino momentos. Felicidad es un domingo de baloncesto con mi familia; los domingos por la noche en miradores hablando y riendo con mis amigas; un asadero con mi familia.
Realmente, para mí la felicidad son momentos que comparto con mi familia y mis amigos. También la música y el deporte me han hecho muy feliz, ya que he dedicado mi vida a ello.
Ver contentos a cualquier miembro de mi familia ya hace que yo me contagia de esa alegría.
En general suelo ser risueña, o sea que cualquier cosa que me aporte algo positivo creo que tiene algo que ver con la felicidad.

“No hay nada más importante que sentirse bien y orgullosa de sí misma” 

                                                                                    Carla Trejo